Cavitación

Es una alternativa a la liposucción quirúrgica, menos agresiva y más cómoda. Es un tratamiento que reduce la celulitis y los panículos adiposos en zonas localizadas como, brazos, rodillas, muslos, vientre, glúteos…con muy buenos resultados.

 

Este método se caracteriza por lograr romper las difíciles estructuras de los depósitos grasos localizados. provoca la destrucción de la célula adiposa con la consiguiente transformación de la grasa en sustancia liquida(diglicerido)que será eliminada a través del sistema urinario y sistema linfático

Estas zonas suelen ser resistentes a las dietas de adelgazamiento, dado su carácter de almacenamiento y no son fáciles de eliminar, tampoco, a través del ejercicio o los masajes.

La cavitación consigue actuar sobre estas “zonas imposibles”, liberándolas de la grasa.

Es un moldeador del cuerpo que obtiene resultados en pocas sesiones.

 Se aconseja una dieta hipocalórica y la ingesta de al menos dos litros de agua antes y después de cada tratamiento, dado que es una parte imprescindible para poder eliminar la grasa.

Normalmente los tratamientos duran 30 minutos, que se reparten en una sola área de trabajo: abdomen, glúteos, zona externa o interna de la pierna. Las sesiones se deben realizar cada 72 horas, tiempo necesario para que el organismo elimine la grasa. Se recomienda realizar entre 6 y 12 sesiones, dependiendo de la zona tratada y del estado del paciente.

Por lo general para combatir la celulitis combinaremos varias técnicas, como vacumterapia,  presoterapia, o radiofrecuencia, que son excelentes aliados de la cavitación,  dependiendo de cada caso.